Connect with us

30th judicial alliance

Sobrevivientes de violencia doméstica enfrentan obstáculos para acceder a la atención que necesitan en zonas rurales. Para los latinos, es aún peor.

Published

on


shows a woman's back with the words "Love Shouldn't Hurt" painted on it

Por Clarissa Donnelly-DeRoven, traducido por Lidia Hernández Tapia

Las tasas de violencia doméstica en áreas rurales, urbanas y suburbanas son similares— según confirman diversas investigaciones.

Aunque no es una métrica perfecta, la cantidad de llamadas a las líneas directas de violencia doméstica brinda una idea del problema en Carolina del Norte. El Consejo de Carolina del Norte para la participación de mujeres y jóvenes informa que las líneas directas de violencia doméstica en Carolina del Norte recibieron alrededor de 93 000 llamadas entre julio de 2020 y junio de 2021. Alrededor de 48 000 de esas llamadas procedían de condados urbanos y suburbanos, una tasa de 6,5 llamadas por cada 1000 personas. Los 45 000 restantes procedían de áreas rurales, aproximadamente 12 llamadas por cada mil personas, casi el doble de la tasa urbana/suburbana.

Independientemente de la ubicación geográfica, los sobrevivientes enfrentan muchas barreras para salir de la situación en que se encuentran. Años de abuso financiero pueden traer como consecuencia que no tienen acceso a dinero propio. Algunas parejas abusivas aíslan tan severamente a un sobreviviente de sus seres queridos que no tienen a nadie a quien acudir en busca de ayuda. Además, muchos sobrevivientes temen lo que podría suceder con sus hijos.

Todo eso, y más, ayuda a explicar por qué se necesita un promedio de siete intentos antes de que las personas dejen a sus abusadores de forma permanente.  

Para los sobrevivientes en zonas rurales, esas barreras son aún mayores: a menudo viven más lejos del refugio más cercano, es menos probable que tengan acceso a transporte público o a aplicaciones para compartir viajes, hay menos proveedores de salud mental y a menudo les preocupa que, en una comunidad pequeña donde todos se conocen, sus experiencias no queden en privado.

Todos estos factores hacen que dejar a un abusador parezca imposible.

En Carolina del Norte, esas barreras se amplifican para los sobrevivientes latinx rurales, según un nuevo estudio publicado por investigadores de UNC Chapel Hill. La población latina conforma alrededor de un millón de residentes del estado, y aunque aproximadamente una cuarta parte vive en los condados de Mecklenburg y Wake, muchos de ellos viven en comunidades rurales.

!function(){“use strict”;window.addEventListener(“message”,(function(e){if(void 0!==e.data[“datawrapper-height”]){var t=document.querySelectorAll(“iframe”);for(var a in e.data[“datawrapper-height”])for(var r=0;r<t.length;r++){if(t[r].contentWindow===e.source)t[r].style.height=e.data["datawrapper-height"][a]+"px"}}}))}();

Los condados rurales y urbanos tienen una gran proporción de población hispanos. Este mapa muestra* individuos de origen hispano o latino como porcentaje de la población total, por condado, en 2020.

El estudio de la UNC encontró que, en comparación con las organizaciones en áreas no rurales, las agencias que atienden casos de violencia de pareja íntima rurales tenían menos probabilidades de tener personal y voluntarios bilingües, y menos probabilidades de tener sitios web disponibles en español. Menos organizaciones rurales dijeron tener una relación sólida con su comunidad latinx local, en comparación con las organizaciones urbanas y suburbanas, y dijeron además que los servicios para apoyar a sobrevivientes (clases de inglés como segundo idioma, asistencia legal, asistencia de inmigración) son difíciles de encontrar.

Este nuevo estudio confirma de manera concluyente lo que los habitantes rurales han estado viendo durante años: los sobrevivientes de abuso doméstico rural, especialmente aquellos de comunidades marginalizadas, no tienen acceso a la atención que necesitan. Sin el cuidado necesario, las consecuencias pueden ser fatales.

Pobreza + falta de intérpretes = aislamiento

“Desafortunadamente, no es una sorpresa”, dijo Kathleen Lockwood, directora de políticas de la Coalición contra la Violencia Doméstica de Carolina del Norte. “Los servicios de violencia doméstica en todo el estado tienen necesidades de financiamiento en este momento que no han sido atendidas durante años, y lo hemos escuchado de nuestros miembros en entornos rurales”.

Las agencias de violencia doméstica rural a menudo atienden áreas de alta pobreza. Eso significa que muchas de las barreras que enfrentan los sobrevivientes latinx rurales son las mismas barreras que enfrentan todos los sobrevivientes rurales de bajos ingresos: falta de transporte, ayuda en el cuidado de niños, camas de refugio, etc.

Estar en un área de bajos ingresos también significa que las organizaciones no tienen acceso a las mismas bases de donantes locales que tienen algunas agencias urbanas. Y, geográficamente, están más aislados.

“También sabemos que las comunidades de inmigrantes o las comunidades de habla hispana enfrentan más aislamiento en esas áreas”, dijo Lockwood.

Obtener ayuda es demasiado difícil        

La población latinx de Carolina del Norte crece más rápido que cualquier otro grupo racial o étnico en el estado, lo que hace que brindar servicios adecuados a esta comunidad sea aún más crucial.

Desde 1990, la cantidad de latinos en el estado ha aumentado casi un 1400 %, de unos 75 000 residentes a más de un millón, y gran parte del crecimiento de la comunidad se ha producido en las zonas rurales. En los condados de Duplin, Sampson y Lee, que se encuentran en la parte este del estado, los latinos representan más del 20 por ciento de los residentes del condado.

Aunque los latinos constituyen una parte menor de la población del oeste rural de Carolina del Norte, la comunidad aún existe. Alrededor del 10 por ciento de los residentes del condado de Macon y el 7 por ciento de los del condado de Jackson, por ejemplo, se identificaron como latinos en el último censo.

REACH, la agencia de violencia doméstica que presta servicios en el condado de Macon, es pequeña. Tienen una plantilla de menos de 10 trabajadores. Pero durante mucho tiempo han tenido como objetivo ofrecer la mejor atención posible a los sobrevivientes latinos.

“Uno de nuestros empleados, el defensor principal de la corte, el tráfico de personas, la agresión sexual y el supervisor del refugio, es bilingüe. El inglés es en realidad su segundo idioma y ha trabajado con REACH durante más de 17 años”, dijo Jennifer Turner-Lynn, subdirectora de la agencia.

Si necesita ayuda, llame a la Línea de Ayuda Nacional contra la Volencia Doméstica al 1-800-799-7233, o contacte a la agencia local para ayuda en casos de violencia doméstica en su condado. Estos son los teléfonos.

En el último año, alrededor del 10 por ciento de los clientes atendidos por REACH y alrededor del 5 por ciento de los residentes de los refugios eran latinos.

Turner-Lynn dijo que la agencia siempre trata de tener personal del refugio que hable español. También traducen sus formularios más usados al español y tienen una pestaña en su sitio web en español que describe la información más crítica. El personal no bilingüe tiene acceso a una línea de idiomas en vivo que funciona las 24 horas del día y utilizan aplicaciones de traducción cuando es necesario.

“Diría que la accesibilidad de los servicios para la gente latinx es comparable a lo que la mayoría de la gente experimenta en comunidades rurales pequeñas”, dijo. “Tenemos dos grupos/agencias enfocadas en los Latinx en Franklin y Highlands, y Vecinos está programado para abrir una nueva instalación en Franklin, que ofrecerá una combinación de servicios, incluida la atención médica”.

La nueva clínica “Vecinos” está ubicada en Franklin, en el corazón de las montañas del condado de Macon. Crédito de la foto: Clarissa Donnelly-DeRoven.

Ese centro de salud comunitario que está por abrir será el primero de su tipo bilingüe e integrado en el oeste de Carolina del Norte. Existen modelos similares en Charlotte y Asheville, pero pocas comunidades rurales han podido reunir los recursos.

Lynn Carlson, terapeuta y directora ejecutiva de una agencia en el condado de Haywood que ayuda a los sobrevivientes a navegar el sistema judicial, explicó que más allá de Vecinos, las opciones son limitadas para que los sobrevivientes latinos en el oeste de Carolina del Norte puedan acceder a la atención.

“Creo que hay otros dos terapeutas privados que hablan español”, dijo, en referencia a los condados del oeste. “Que las víctimas puedan procesar el trauma en su idioma principal es absolutamente fundamental. La terapia no es algo que puedas hacer a través de un intérprete”.

Un panorama legal complicado

El sistema judicial presenta un problema único para muchas personas latinas cuyo idioma principal es el español. Carlson se refirió a los tribunales como “centrados en el inglés” y explicó que además de las barreras del idioma, el sistema legal en sí es confuso para muchos inmigrantes. A menudo es muy diferente al de sus países de origen.

Además, para las personas indocumentadas, ir a un juzgado, incluso voluntariamente, puede ser aterrador. Lockwood, de la coalición estatal, dijo que los legisladores estatales han propuesto proyectos de ley que, de ser aprobados, harían que este sistema sea aún más aterrador para los inmigrantes.

“Este estudio mencionó que los sobrevivientes tienen miedo de las consecuencias de la inmigración que los disuaden incluso de buscar servicios”, dijo, y citó el Proyecto de Ley del Senado 101, un proyecto de ley propuesto en la sesión legislativa del año pasado.

legislative building in Raleigh where lawmakers create policy around Medicaid and other health issues
Los activistas temen que este año se presentará un proyecto de ley en la Asamblea General de Carolina del Norte que requeriría que las autoridades locales de la ley y el orden colaboraran con ICE.

“Lo que hace es que requiere que las fuerzas del orden público verifiquen el estado migratorio de las personas arrestadas por ciertos delitos y honren las detenciones de ICE por hasta 48 horas”, dijo. Ella espera que el proyecto de ley vuelva a surgir este año.

Es muy probable que esas acciones lleven a que alguien que está en el país como indocumentado sea puesto en proceso de deportación. Si bien muchas personas quieren que arresten a su abusador, no quieren que lo deporten, aunque la SB101 casi garantiza que lo harían.

El gobernador Roy Cooper vetó el proyecto de ley en julio.

Un proyecto de ley como el SB101 podría tener consecuencias más allá de deportar a los perpetradores de violencia doméstica. A veces, una pareja abusiva obliga a la otra a realizar trabajo sexual, que es una forma de tráfico sexual. Muchas veces, esto resulta en que las víctimas de abuso sean arrestadas por prostitución y otros delitos.

“Nuestros sistemas no siempre funcionan cuando la persona perjudicada es la víctima en un proceso penal, y ese es el caso de la violencia doméstica, tal como es el caso de las situaciones de tráfico sexual”, dijo Lockwood.

“Quienes cometen abusos usan el sistema penal para seguir abusando de sus víctimas. Entonces, cuando observamos políticas como el Proyecto de Ley del Senado 101 que requiere verificar el estado migratorio de alguien que ha sido arrestado, también estamos pensando en los sobrevivientes que pueden ser arrestados como parte de su experiencia de abuso y el riesgo de deportación que corren por eso.”

Las víctimas rurales ven tasas de homicidio más altas

Más allá de involucrar a ICE en asuntos de violencia doméstica, la infraestructura del sistema judicial puede representar un desafío para los sobrevivientes de violencia latinx en zonas rurales, dijo Lockwood.

“A menudo, nuestros distritos judiciales en esas áreas están estructurados… por lo que tiene un juez que viaja entre condados para escuchar órdenes de protección por violencia doméstica, por ejemplo”, dijo Lockwood.

Una orden de protección, conocida como DVPO u orden 50B en Carolina del Norte, es un documento legal que prohíbe que un sospechoso o perpetrador de violencia doméstica entre en contacto con el acusador o la víctima. Si violan la orden, pueden ser arrestados.

“[Los jueces] no están tan disponibles para escuchar solicitudes de órdenes de emergencia de la misma manera que en áreas urbanas o distritos judiciales más pequeños, el juez está en el banco y puede escuchar rápidamente una solicitud de orden de protección”, agregó Lockwood.

Eso significa que a veces un sobreviviente puede tener que viajar al juzgado varias veces. Si el juez no está allí, obtendrán una orden temporal y luego tendrán que regresar para que un juez la finalice.

“Conozco casos de sobrevivientes y defensores que a menudo trabajan con personas que inicialmente se acercan y luego las barreras son demasiado altas para que continúen accediendo, especialmente, a los servicios judiciales”, dijo. “Y sabemos por los datos de homicidios [de violencia doméstica], muchas veces la gente no ha tenido interacción con los proveedores de servicios antes del homicidio”.

Debido a que no existe un cargo específico de homicidio por violencia doméstica, y debido a que los métodos de recopilación de datos sobre homicidios por violencia doméstica realizados por la Oficina Estatal de Investigaciones son relativamente complicados, la Coalición contra la Violencia Doméstica de Carolina del Norte tiene su propia base de datos.  Ellos examinan los medios de comunicación de todo el estado y publican los detalles sobre estos delitos en su sitio web.

Según las cifras más recientes, unos 42 homicidios por violencia doméstica ocurrieron entre el 1 de enero y el 29 de noviembre de 2022. Veintidós de las víctimas vivían en condados rurales.

Los investigadores han descubierto que, a pesar de las tasas similares de violencia doméstica que ocurren en todas las áreas geográficas, la violencia doméstica rural tiende a ser más crónica, más grave y da como resultado un mayor número de homicidios.

“Creo que podemos hacer una muy buena comparación de lo que vimos durante la pandemia”, dijo Lockwood, “que es lo que las comunidades rurales probablemente enfrentan a diario”.

Durante el punto crítico del confinamiento, los albergues de todas las regiones notaron que las personas llegaban después de experimentar niveles extremadamente altos de violencia, mucho más a menudo de lo que veían antes de la pandemia. Parecía que el encierro trajo a las víctimas urbanas y suburbanas muchas de las barreras que, en tiempos regulares, atrapan a la gente rural en situaciones de abuso.

“Entonces, tiene sentido para mí que la gente nunca tenga la oportunidad de acceder a los servicios antes de un homicidio”, dijo, “o cuando logran romper las barreras que existen, se ha convertido en una situación mucho más seria y situación altamente letal.”

The post Sobrevivientes de violencia doméstica enfrentan obstáculos para acceder a la atención que necesitan en zonas rurales. Para los latinos, es aún peor. appeared first on North Carolina Health News.



Source link

#Sobrevivientes #violencia #doméstica #enfrentan #obstáculos #para #acceder #atención #necesitan #zonas #rurales #Para #los #latinos #aún #peor